jueves, 12 de abril de 2018

Video: Intenciones del Papa Francisco - "Por quienes tienen la responsabilidad de los asuntos económicos" - (YouTube) -

Resultado de imagen para imagenes de ganancias
La economía no puede pretender sólo aumentar la rentabilidad, reduciendo el mercado laboral y creando así nuevos excluidos. 
Debe seguir el camino de los empresarios, políticos, pensadores y actores sociales que ponen en primer lugar a la persona humana y hacen todo lo posible para asegurarse de que haya oportunidades de trabajo digno.

INTENCIONES DEL PAPA
POR LOS DESAFÍOS DE LA HUMANIDAD
ABRIL 2018
Universal: Por aquellos que tienen una responsabilidad en la economía.
Para que los responsables del pensamiento y
de la gestión de la economía tengan el coraje
de refutar una economía de la exclusión y
sepan abrir nuevos caminos o rutas.

Oración:
Padre bueno, has creado este mundo
y lo has confiado a tus hijos
para que pudieran vivir de sus frutos,
a través del trabajo de sus manos y de su ingenio.
Nuestra casa común
es el lugar donde comenzamos a vivir ya la felicidad del Cielo,
como tus hijos, hermanos y hermanas los unos de los otros.
Pero en este mundo se generan tantas diferencias,
tanta exclusión, y pocos tienen lo que debería ser de muchos.
A la Red Mundial de Oración del Papa,
ofrecemos nuestros días, palabras y acciones,
para que los responsables de la economía
sepan pensar y decidir caminos
que no dejen a nadie al margen del bien común.
Padre Nuestro, Ave María, Gloria…

Guía práctica
  • Buscar informarme sobre los países donde existe un mayor desequilibrio entre ricos y pobres y percibir lo que lleva a estas situaciones.
  • Promover, en la propia comunidad, o en casa, experiencias de acogida y convivencia con personas víctimas de exclusión por motivos económicos (desempleo, situaciones de vulnerabilidad, pobreza, etc.)
https://clicktopray.org/es/pope_prayers
Resultado de imagen para imagenes de ganancias

Video: SANTO PADRE FRANCISCO: EXHORTACIÓN APOSTÓLICA GAUDETE ET EXSULTATE - (Youtube)

Resultado de imagen para imagenes SANTO PADRE FRANCISCO: EXHORTACIÓN APOSTÓLICA GAUDETE ET EXSULTATE
Haz click sobre la imágen para descargar la Exhortación
Resultado de imagen para imagenes SANTO PADRE FRANCISCO: EXHORTACIÓN APOSTÓLICA GAUDETE ET EXSULTATE

domingo, 4 de marzo de 2018

Video: Intenciones del Papa Francisco - "Formación en el discernimiento espiritual" - (YouTube) -

Resultado de imagen para imagenes en la Formación en el discernimiento espiritual
De todo lo que oímos, de todo lo que nos llega,
tenemos que aprender a distinguir lo que nos pide Cristo.
Para eso es necesaria una buena formación basada
en el discernimiento de la voz del Señor. 
“La Iglesia hoy necesita crecer en la capacidad
de discernimiento espiritual...
Fuimos creados por Dios por amor y para amar.
Necesitamos “leer desde dentro” lo que el Señor nos pide,
para vivir en el amor y ser continuadores 
de esta su misión de amor.
El tiempo en el que vivimos nos exige desarrollar una profunda capacidad para discernir… 
Discernir, de entre todas las voces, cuál es la voz del Señor, 
cuál es la voz de Él que nos conduce a la Resurrección,  a la Vida, 
y la voz que nos libra de caer en la “cultura de la muerte”.
Recemos juntos para que toda la Iglesia reconozca la urgencia de la formación en el discernimiento espiritual, en el plano personal y comunitario.”
Papa Francisco - Marzo 2018
INTENCIONES DEL PAPA
POR LOS DESAFÍOS DE LA HUMANIDAD
MARZO 2018
Universal: Formación en el discernimiento espiritual 
Para que toda la Iglesia reconozca la urgencia de la formación en el discernimiento espiritual, en el plano personal y comunitario.

Oración
Padre de bondad,
envía sobre cada uno de nosotros
tu Espíritu Santo, Espíritu de inteligencia y sabiduría,
que nos ayuda a mirar el presente con gratitud
y el futuro con esperanza.
Ayúdanos a liberarnos del desánimo
y de todo tipo de resistencias,
abriéndonos con coraje y creatividad
a lo que la Iglesia y el mundo más necesitan.
Hace crecer en nosotros el gusto
y el deseo del discernimiento,
para que nuestras comunidades puedan ser
lugares de intercambio y diálogo,
testigos de tu caridad y capaces
de responder con generosidad
a lo que nos pedimos en cada momento.
Padre Nuestro, Ave María, Gloria…

Guía práctica:
  • Buscar a lo largo de este mes rezar los acontecimientos del presente, a nivel personal y de la propia comunidad, y discernir en ellos los modos como Dios quiere hablar: agradecer lo que va bien, por lo que da frutos ... Evaluar lo que se siente necesario cambiar ...
  • Pide la gracia de la libertad interior, cuestionando sin temor algunos tipos de afirmaciones que pueden bloquear un verdadero proceso de discernimiento, tales como: "siempre se ha hecho así" o "ya no vale la pena".
  • Organizar, en la propia comunidad o institución, un momento de oración y comparte sobre lo que el discernimiento puede traer de ideas para la acción apostólica en el futuro. ¿Qué pasos concretos pueden ser dados y qué continuidad se puede dar a estos procesos?
https://clicktopray.org/es/pope_prayers
Imagen relacionada

martes, 27 de febrero de 2018

Bioética: Una vida que tiene derechos y nuestra misma dignidad

Resultado de imagen para imagenes no al  abortos
Víctor Manuel Fernández                        25 de febrero de 2018
No quiero hablar sobre este tema desde la religión, sino desde la razón y los sentimientos. Además pido disculpas al hacerlo, porque este asunto conlleva muchos sufrimientos, y soy consciente de mis propios errores e incoherencias.

A veces quisiéramos eliminar a todos los que tienen mal carácter, porque pensamos que estaríamos más tranquilos, sufriríamos menos. Pero no podemos.

Algunos no tienen las mismas ideas que nosotros. Desearíamos borrarlos de la existencia para que dejen de difundir ideologías desagradables. Pero reconocemos que no podemos.

En ciertos períodos de nuestra historia se intentó trasladar a todos los pobres lejos de la ciudad de Buenos Aires, para que pareciera que no existían, y a algunos de ellos se les quitó la vida. Otros desearían destruir a los ancianos, a los inmigrantes, a los de piel oscura. Pero hasta allí no pueden llegar.

El niño que fue gestado como resultado de una violación está molestando. Es el testigo mudo que recuerda un hecho doloroso. Surge el deseo de eliminarlo, como si de ese modo se borrara lo que pasó. Esa vida aparece en un momento inoportuno, perturba, complica la existencia. Es comprensible que brote el deseo de destruirlo. Pero simplemente no podemos. Es un ser humano, biológicamente distinto del óvulo, diferente a la vida de su madre y con el mismo código genético que tendrá cuando sea un adulto.

No lo dice la religión, lo enseña la ciencia. No es un pedazo de la mujer ni un grano. Aunque no lo veamos, aunque sea pequeño, es un ser humano. Claro que ese embrión todavía tiene que desarrollar esas características que ya posee, pero realmente las tiene en su realidad biológica y en su composición genética.

Del mismo modo, nadie deja de ser humano si un golpe o una enfermedad le impiden ejercer sus capacidades mentales y expresarse. Su valor va más allá de lo que pueda hacer. Se trata de algo que está detrás de eso: su ser, inalienable e inviolable.

Si afirmáramos que un ser humano no se puede matar cuando tiene más de tres meses, pero sí cuando tiene unas horas menos, ¿qué racionalidad hay allí? Entonces siempre habrá algún argumento para borrar una vida humana: porque tiene alguna discapacidad, porque es demente, porque es anciano, porque es deforme, porque no sirve al sistema? ¿Por qué no? No nos quedarían razones de fondo para defender una vida humana, más allá de las conveniencias pragmáticas. Los derechos humanos quedarían colgando de un hilo, sin fundamentos que no estén sujetos a discusión.

¿Y si lo que la embarazada lleva en su seno es otra mujer? Puede producirse esta paradoja: facilitar el aborto sería permitir que una mujer, con el pretexto de que ella no es una propiedad, pueda tratar a su hija en gestación como una propiedad desechable. En este caso, la embarazada o quien la induce a abortar es quien tiene el poder, y la niña en gestación es la más débil.

Si una mujer mata al niño en un momento de desesperación, ¿quién podría ensañarse con ella? ¿Quién tendría la terrible vanidad de arrojar la primera piedra? Pero una cosa es comprender la angustia que puede vivir una mujer ante un embarazo no deseado y buscar los caminos para darle una mano. Otra cosa es que la sociedad decida crear un instrumento legal para facilitar una decisión que afecta a un ser humano, a ese pequeño ser humano que posee nuestra misma dignidad y no tiene modo de defenderse.

Nosotros construimos un mundo distinto con las opciones que vamos tomando, con el tipo de sociedad que vamos eligiendo, con los ideales que expresamos a través de nuestras leyes. En torno a los niños es posible actuar en una línea positiva. Sus madres necesitarían una contención no solo económica sino psicológica, sobre todo cuando esos chicos no han sido deseados.

También hay tanto por hacer para facilitar y acompañar la adopción de esos niños. Hay muchas acciones posibles, la única respuesta no puede ser la muerte. Tanto la sociedad como la Iglesia hemos hecho poco al respecto.

Sin embargo, la salida más rápida y económica de un legislador, solución mezquina y cómoda, es proponer leyes que permitan eliminar los niños en gestación como si nada pasara. Podrán hacerlo, pretendiendo resolver un mal con otro mal más terrible, pero con eso no nos darán un mundo mejor. Estarán utilizando su poder para tomar decisiones respecto de los más frágiles de nuestra sociedad. Se atribuirán el derecho escalofriante de facilitarnos decidir si vale la pena una vida humana o no, si algunos merecen vivir o no.

Menos mal que no tuvieron ese fin Einstein, Marie Curie, Gandhi, Leonardo da Vinci, Frida Kahlo, Edith Piaf o Mandela. Menos mal que nadie decidió por ellos si debían vivir o no. Pero como todo ser humano tiene una dignidad inalienable, lo mismo vale para el más limitado de los discapacitados. ¿Quién puede juzgar acerca del misterio de su vida hasta el punto de quitarle la posibilidad de pasar por esta tierra?
                                                       Rector de la Universidad Católica Argentina (UCA)
                                                                                                                                     LA NACIÓN

lunes, 26 de febrero de 2018

BIOÉTICA: "DEL ALQUILER DEL VIENTRE A LA EUGENESIA"

Resultado de imagen para imagenes de alquiler de vientres
DEL ALQUILER DEL VIENTRE 
A LA EUGENESIA
El nacimiento de Louise Brown por fecundación artificial, en el año 1978, fue el inicio de muchos experimentos sobre la reproducción humana asistida. En el año 1984 se hablaba ya de la maternidad subrogada. Pronto se hizo famoso el tema de los llamados “úteros de alquiler”.
Muchos veían esta posibilidad como un inmenso paso de la técnica moderna para favorecer la paternidad o maternidad de algunas personas. Las objeciones morales que se planteaban les parecían ridículas ante los éxitos obtenidos. De pronto, el fin venía a justificar cualquier medio para obtenerlo.
Andando el tiempo, las noticias han sido más ambiguas. Se ha hablado de Crystal Kelley, contratada en el 2013 por un matrimonio que le pagó 22.000 dólares para gestar a su hija. Al saber que la bebé tenía labio leporino, paladar hendido, un quiste en el cerebro y complicaciones en el corazón, la pareja le ofreció 10.000 dólares más para que abortara. Pero ella rechazó esa propuesta.
El día 25 de noviembre de 2015 el New York Post contaba que Melissa Cook había sido contratada por un hombre para gestar un embrión, producto de la fecundación con su semen y los óvulos de una joven donante. Al saber que la gestante estaba esperando trillizos, el varón lanzó contra ella amenazas económicas si no abortaba uno de los fetos. 
Hoy muchas personas han llegado ya a admitir como normal la práctica de la eugenesia, tan promovida y practicada en el siglo pasado por los “nazis”.
Es verdad que ahora no se trata de seleccionar los hijos de acuerdo con la raza. Pero se los acoge o rechaza a tenor de las cualidades o defectos que presenten. De todas formas, unas personas deciden si otras personas tienen derechos a vivir o no.
La maternidad subrogada o recurso a los “úteros de alquiler” permite la selección del bebé y el asesinato o el abandono del descartado. Y revela que la mujer contratada puede ser considerada no sólo como una esclava, sino como una máquina gestante.
La maternidad subrogada establece un subsistema familiar que separa la paternidad genética de la maternidad de la gestante. No sólo atenta contra el equilibrio emocional de la mujer, sino que lesiona los derechos del bebé a ser concebido en el seno de una pareja estable.
En realidad, esta práctica que ve el alquiler de los vientres como una solución a la infertilidad viola los derechos de las personas, que nunca deberían ser consideradas como animales de reproducción o como máquinas de gestación.
No es extraño que el Parlamento Europeo haya adoptado el Informe anual de 2014 sobre los derechos del hombre y la democracia y sobre la política de la Unión Europea en esta materia. En él se condena la “gestación por sustitución por atentar contra la dignidad de la mujer, cuyo cuerpo y función reproductiva son utilizadas como mercancías”.
José-Román Flecha Andrés