miércoles, 10 de enero de 2018

Video: Intenciones del Papa Francisco - "Por las minorías religiosas en Asia" - (YouTube) -

Imagen relacionada
Para que, en los países asiáticos, los cristianos, como también las otras minorías religiosas, puedan vivir su fe con toda libertad.
Papa Francisco - Enero 2018
INTENCIONES DEL PAPA
POR LOS DESAFÍOS DE LA HUMANIDAD
ENERO 2018
Universal: Por la evangelización de las minorías religiosas
en Asia. 
Para que, en los países asiáticos, los cristianos,
como también las otras minorías religiosas, 
puedan vivir su fe con toda libertad.

Oración
Padre de bondad,
en unión con el Santo Padre y su Red Mundial de Oración,
te pido por todos nuestros hermanos y hermanas de Asia,
los que siguen a tu hijo Jesús y también a los que,
a través de las otras religiones, te buscan de corazón sincero.
Te pido en particular por todos los que sienten dificultades
en vivir su fe con libertad,
que se sienten oprimidos y excluidos por creer en Ti.
Que tu Espíritu Santo toque el corazón de todos los gobernantes,
para que defiendan y promuevan en todo el mundo la libertad religiosa.
Padre Nuestro, Ave María, Gloria…

Desafíos para el mes:
  • Este mes procuro informarme sobre las minorías religiosas en Asia, para conocerlas mejor, así como la situación de la libertad religiosa. Esto puede ayudarme a rezar por esta intención de oración del Papa.
  • En los grandes temas sociales, culturales y políticos de la actualidad, ¿procuro informarme sobre los valores que la Iglesia propone en estas cuestiones? ¿Afirmo mi fe con coherencia y verdad, incluso corriendo el riesgo de ser incomprendido y criticado? ¿Me dejo condicionar por el ambiente que me rodea, a nivel familiar, de trabajo, o en mis relaciones, en la expresión libre de mi fe? ¿Hablo de Jesús, de la Iglesia, sin tener miedo o vergüenza?
  • ¿Qué propuestas o iniciativas de oración y reflexión se pueden realizar en nuestra comunidad para ayudar a darse cuenta de cómo nuestro contexto puede limitar nuestra libertad de decir y actuar como cristianos?
https://clicktopray.org/es/pope_prayers
Imagen relacionada

miércoles, 3 de enero de 2018

Videos: Solemnidad "Epifania del Señor" - (Youtube)

Resultado de imagen para imagenes epifania del señor
Haz click sobre la imágen
Reflexión
EPIFANÍA DEL SEÑOR. 
¿A QUIÉN ADORAMOS?
Cayendo de rodillas, lo adoraron.
Los magos vienen del «Oriente», un lugar que evoca en los judíos la patria de la astrología y de otras ciencias extrañas. Son paganos. No conocen las Escrituras Sagradas de Israel, pero sí el lenguaje de las estrellas. Buscan la verdad y se ponen en marcha para descubrirla. Se dejan guiar por el misterio, sienten necesidad de «adorar».
Su presencia provoca un sobresalto en todo Jerusalén. Los magos han visto brillar una estrella nueva que les hace pensar que ya ha nacido «el rey de los judíos» y vienen a «adorarlo». Este rey no es Augusto. Tampoco Herodes. ¿Dónde está? Esta es su pregunta.
Herodes se «sobresalta». La noticia no le produce alegría alguna. Él es quien ha sido designado por Roma «rey de los judíos». Hay que acabar con el recién nacido: ¿Dónde está ese rival extraño? Los «sumos sacerdotes y letrados» conocen las Escrituras y saben que ha de nacer en Belén, pero no se interesan por el niño ni se ponen en marcha para adorarlo.
Esto es lo que encontrará Jesús a lo largo de su vida: hostilidad y rechazo en los representantes del poder político; indiferencia y resistencia en los dirigentes religiosos. Solo quienes buscan el reino de Dios y su justicia lo acogerán.
Los magos prosiguen su larga búsqueda. A veces, la estrella que los guía desaparece dejándolos en la incertidumbre. Otras veces, brilla de nuevo llenándolos de «inmensa alegría». Por fin se encuentran con el Niño y, «cayendo de rodillas, lo adoran». Después, ponen a su servicio las riquezas que tienen y los tesoros más valiosos que poseen. Este Niño puede contar con ellos pues lo reconocen como su Rey y Señor.
En su aparente ingenuidad, este relato nos plantea preguntas decisivas: ¿Ante quién nos arrodillamos nosotros? ¿Cómo se llama el «dios» que adoramos en el fondo de nuestro ser? Nos decimos cristianos, pero ¿vivimos adorando al Niño de Belén? ¿Ponemos a sus pies nuestras riquezas y nuestro bienestar?¿Estamos dispuestos a escuchar su llamada a entrar en el reino de Dios y su justicia?
En nuestras vidas siempre hay alguna estrella que nos guía hacia Belén.
Jose A. Pagola
Resultado de imagen para reflexión de la epifania del señor por pagada

viernes, 22 de diciembre de 2017

Video: ¡Feliz Navidad! - (YouTube)

Imagen relacionada
Haz click sobre la imágen

Mensaje Papa Francisco: Esta Navidad, ¡descubre la ternura de Dios!

Papa Francisco: Esta Navidad,
 ¡descubre la ternura de Dios!
Radio Vaticano | Dic 14, 2017

Homilía en Casa Santa Marta

La ternura de Dios, como rasgo que lo define, es el tema de la homilía del Papa hoy en Casa Santa Marta. Así lo decía el salmo: “… es cariñoso con todas sus criaturas”. La imagen presentada por Isaías es la de un Dios que nos habla como un papá con su hijo, empequeñeciendo su voz para hacerla lo más semejante a la suya. Y ante todo lo tranquiliza acariciándolo: ”No temas, yo vengo en tu ayuda”.
Parece que nuestro Dios quiera cantarnos una nana. Nuestro Dios es capaz de esto. Su ternura es así: es padre y madre. Muchas veces ha dicho: “Aunque una madre se olvide de su hijo, yo jamás te olvidaré. Nos lleva en sus entrañas. Es el Dios que con este diálogo se hace pequeño para hacer que confiemos en Él y podamos decirle con el valor de Pablo que cambia la palabra y dice: “Papá, Abbá”. Papá … Es la ternura de Dios.
El grande que se hace pequeño y el pequeño que es grande
Es verdad, dice Francisco, a veces Dios nos da palos, Él es el grande, pero con su ternura se acerca a nosotros y nos salva. Y esto es un misterio y una de las cosas más bellas.
Es el Dios grande que se hace pequeño, y en su pequeñez no deja de ser grande. Y en esta dialéctica lo grande es pequeño: es la ternura de Dios. El grande que se hace pequeño y el pequeño que es grande. La Navidad nos ayuda a comprender esto: en ese pesebre … el Dios pequeño. Me viene a la mente una frase de Santo Tomás, en la primera parte de la Summa. Queriendo explicar esto: “¿Qué es lo divino? ¿Qué es lo más divino?”, dice: “Non coerceri a maximo contineri tamen a minimo divinum est”, es decir, no asustarse de las cosas grandes, pero tener en cuenta las cosas pequeñas. Esto es divino, las dos cosas juntas.
¿Pero dónde en particular se muestra la ternura de Dios?
Dios no solo nos ayuda, sino que nos hace también promesas de alegría, de una cosecha grande, para ayudarnos a seguir adelante. Dios que, repite Francisco, no solo es padre sino también papá:
¿Yo soy capaz de hablar con el Señor así, o tengo miedo? Que cada uno responda. Pero alguien puede decir: “¿Cuál es el lugar teológico de la ternura de Dios? ¿Dónde se puede encontrar realmente la ternura de Dios? ¿Cuál es el lugar donde se manifiesta mejor la ternura de Dios?”-“La herida”. Mis heridas, tus heridas, cuando se encuentra mi herida con la suya. En sus heridas hemos sido curados. 
El Papa recuerda la parábola del Buen Samaritano: allí alguien se inclinó hacia el hombre herido por los bandidos y lo socorrió curando sus heridas y pagando por su curación. Ése es “el lugar teológico de la ternura de Dios: nuestras heridas”. Y el Papa concluye exhortando a pensar durante la la jornada en la invitación del Señor: “Déjame ver tus heridas. Yo quiero curarlas”.

miércoles, 6 de diciembre de 2017

8 de Diciembre: La Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María - Solemnidad - Video: "Adviento con María: Contemplando a la Inmaculada" - (YouTube)

Resultado de imagen para imagenes de la inmaculada concepcion
Haz click sobre la imagen
Resultado de imagen para gifs animado de la inmaculada

Video: Intenciones del Papa Francisco - "Por los ancianos" - (YouTube) -

Resultado de imagen para imagenes de personas mayores
Por los ancianos
Un pueblo que no cuida a los abuelos y no los trata bien es un pueblo que ¡no tiene futuro!
Los ancianos tienen la sabiduría. 
A ellos se les ha confiado transmitir la experiencia de la vida, la historia de una familia, de una comunidad, de un pueblo.
Tengamos presentes a nuestros ancianos, para que sostenidos por las familias e instituciones, colaboren con su sabiduría y experiencia a la educación de las nuevas generaciones.
Papa Francisco - Diciembre 2017

INTENCIONES DEL PAPA
POR LOS DESAFÍOS DE LA HUMANIDAD
DICIEMBRE 2017
Universal: Por los ancianos, para que sostenidos por las familias y las comunidades cristianas, colaboren con su sabiduría y experiencia en la transmisión de la fe y la educación de las nuevas generaciones.

Desafíos para el mes
  • Visitar a familiares o conocidos ancianos en este tiempo de Navidad y llevarles la alegría del nacimiento de Jesús. 
  • Promover en la propia comunidad algún momento de compartir historias de vida por parte de algunos ancianos, orientado hacia los más jóvenes. 
  • Estar atentos a situaciones de abandono o fragilidad de personas mayores y ayudar a resolverlas.
https://clicktopray.org/es/pope_prayers
Imagen relacionada

martes, 28 de noviembre de 2017

Tiempo de Adviento

LA CORONA DEL ADVIENTO
El tiempo de Adviento tiene el encanto de la preparación de la fiesta la Navidad, en la que celebramos el nacimiento de Jesús, Hijo de Dios, Señor y Salvador nuestro.
Es este un tiempo muy rico en significados. La Navidad es la fiesta de la vida y de la juventud del mundo. Es la fiesta de la alegría. Según el canto de los ángeles, es la gran invitación a dar gloria a Dios y a gozar de la paz que él nos regala.
Uno de los signos que nos acompañan en este camino es la corona del Adviento. Hasta hace poco tiempo no era muy conocida entre nosotros la costumbre de preparar esta corona. Procedente de Alemania se ha extendido por muchos países.
No hace falta indicar que la corona del Adviento tiene forma circular como para representar el tiempo y su recurrencia cíclica y, sobre todo, la perfección de Dios que nos revela la fe.
Además, la corona se recubre de un ramaje verde, que significa el triunfo de la vida sobre la muerte y, para un creyente, la vitalidad de la esperanza cristiana, llamada a producir frutos de vida.
Sobre la corona se asientan cuatro velas, que representan los cuatro domingos que configuran el tiempo litúrgico del Adviento en la liturgia romana. No tan lejos de nosotros, la liturgia ambrosiana, de Milán, articula el Adviento en seis domingos.
Pues bien, tres de esas velas de la corona suelen tener el color morado, propio de las vestiduras litúrgicas de este tiempo. Un color que representa la austeridad y la penitencia con la que nos preparamos para la celebración festiva de la Navidad.
La tercera vela suele tener un color rosado, que se corresponde también con las vestiduras litúrgicas que se usan en ese domingo de alivio y de alegría. En efecto la misa de ese domingo comienza con la antífona de entrada “Gaudete”, que significa “alegraos”.
En el centro de la corona, algunas personas colocan una vela más grande o bien un cirio de color blanco, que representa a Jesucristo, cuya luz esperamos recibir.
En cada uno de los domingos del Adviento se va encendiendo una de las velas, hasta llegar al cirio blanco que se enciende precisamente el día de la Navidad.
El encendido de estos cirios, tanto en el templo como en el hogar familiar, suele hacerse en el marco de un sencillo rito que puede unir la oración, el cántico, las peticiones y la alabanza.
Hay comunidades y familias que gustan de dar un nombre a cada una de las velas. Con ese nombre pretenden reflejar los dones que se espera recibir del Señor, como la fe, la esperanza, la caridad y la paz, o bien la luz, la fraternidad, la alegría y la justicia.
Pues bien, que las velas de la corona del Adviento y el rito con el que las encendemos nos ayuden a recordar las palabras de Jesús: “Yo soy la luz del mundo; el que me siga no caminará en la oscuridad, sino que tendrá la luz de la vida” (Jn 8,12).
José-Román Flecha Andrés

Año Litúrgico: Comienza el Ciclo B

Imagen relacionada
El Año Litúrgico
Es el año de la Iglesia en el que
 celebramos las fiestas del Señor,
de la Virgen y de los santos.
Empieza con el domingo primero de Adviento
(último domingo de noviembre o primero de diciembre)
y termina con la fiesta de Cristo Rey (a final de noviembre).
Tiene 4 partes importantes, llamadas "TIEMPOS FUERTES" en los que celebramos los misterios de la vida de Cristo.
Estos "Tiempos Fuertes", son:
ADVIENTO
NAVIDAD
CUARESMA + el TRIDUO PASCUAL
PASCUA
En la celebración de la eucaristía dominical durante el año B del ciclo litúrgico nos acompaña generalmente la lectura del evangelio según san Marcos. Como se sabe, las parábolas sobre el Reino de Dios contienen con frecuencia imágenes relativas a la siembra y a la pesca. El evangelio según san Marcos contiene una parábola exclusiva en la que Jesús compara el Reino de Dios con la semilla que germina y va creciendo, sin que el labrador sepa cómo (Mc 4,26-29).
Imagen relacionada